[Reseña #147] The Upside Of Unrequited, de Becky Albertalli


Molly Peskin-Suso, de diecisiete años, sabe todo sobre el amor no correspondido. Lo ha vivido 26 veces. Tiene crushes fuertes y frecuentes, pero siempre en secreto. Porque sin importar cuantas veces su hermana melliza, Cassie, le dice que tiene que tener los ovarios bien puestos (?), Molly no puede soportar la idea del rechazo. Así que tiene cuidado. Las chicas gordas siempre tienen que tener cuidado.
Pero una chica linda entra en la órbita de Cassie, y por primera vez, la melliza cínica de Molly es un desastre enamorado. Mientras tanto, Molly no está totalmente muriendo de soledad—excepto que sí. Por suerte, la nueva novia de Cassie viene con un lindo compañero hipster. Will es divertido y coquetea y puede que sea material de crush. Tal vez más que crush. Y si Molly puede conquistarlo, tendrá su primer beso y a su melliza de vuelta.
Solo hay un problema: el compañero de trabajo de Molly, Reid. Es un extraño super fan de Tolkien con un pase a la Ren Faire, y no hay manera de que Molly se enamore de él. ¿Cierto?

Al leer Simon vs the Homo Sapiens Agenda (Yo, Simón, Homo Sapiens para lxs amigxs), descubrí el estilo dulce y divertido de Becky Albertalli, por lo que quise leer más de sus libros. En ese momento, lo único que había era este libro, así que no tuve que andar eligiendo demasiado. Si bien encontré eso mismo que buscaba, el estilo dulce y divertido, también me encontré con un final abrupto. Pero empecemos por el principio.

Resultado de imagen para the upside of unrequited fanart
(Artista)
Me sentí SUPER identificada. Same Molly, same. Y también la re banco. Es un personaje con el que fácilmente cualquiera se puede identificar, y eso nos permite acercarnos, no solo a la protagonista, sino también a la historia. Además, amo que no sea el típico personaje adolescente. Ni ella ni las personas que la rodean. Ella es más bien rellenita y tiene ansiedad clínicamente diagnosticada, la hermana es pansexual si mal no recuerdo, también tiene dos madres. Me encanta además que tenga una obsesión con Pinterest. Volviendo al tema de la ansiedad clínicamente diagnosticada, Molly está con medicación para tratarla, pero amé que eso no sea tema central de la historia. Es algo que tiene, es algo que le pasa, en lo que tiene que pensar si, por ejemplo, quiere tomar alcohol porque eso perjudica el efecto de la pastilla, pero no es algo que la define. No hay UNA escena (y si la hay corregime) en la que Molly se largue un monólogo sobre su ansiedad, como los hay en tantos otros libros. Y ojo, no digo que estén mal los monólogos, pero fue refrescante leer una historia en la que se normalice, no al punto de banalizarlo, pero lo suficiente como para dar a entender que es algo que le pasa a mucha gente y que no tiene nada de malo tomar pastillas como parte del tratamiento.


Además, el interés amoroso es alto nerd y qué querés que te diga, me puede. Ninguno de los dos es el típico personaje y ME ENCANTA.

También quiero resaltar algo que me parece importantísimo, y es que la narración distingue a los personajes. Reconocés a Molly en la narración y en cómo se cuenta la historia. O sea, sí, ella es la narradora en primera persona, pero no siempre pasa que la narración se condiga con quien está contando la historia en primera persona. Creo que dije narración demasiadas veces como para que este párrafo tenga sentido (?)

Also el mini-cameo de los personajes de Simon 👌👌👌

Hasta acá veníamos perfecto. Una historia interesante, entretenida, dulce, tierna, bien al estilo Becky...hasta que llegó el final. Venía todo lleno de drama drama drama, y de repente PUM todo solucionado, acá no pasó nada, seamos todxs felices. Y NO. No que no quería que fueran felices, sino que el conflicto se resolvió demasiado rápido para mi gusto. Una espera que el conflicto tome su tiempo en resolverse, y acá fue todo tan de golpe que para cuando me di cuenta había terminado el libro y me quedé como "...pero así termina?".

Más allá del final decepcionante, fue una lectura ligera y tierna, que puede venir perfecta para aflojar entre lecturas más pesadas u oscuras. Algo de Becky Albertalli nunca viene mal en nuestras vidas.

Puntuación: 4/5
   

¿Querés seguir leyendo?

0 comentarios