domingo, 17 de septiembre de 2017

Conociendo Autores #3: Javier Ruescas y Manu Carbajo

¡Holaaaa! Vengo con la tercer parte de esta nueva secciónnnn, ¿te va?

Para el día de hoy, te cuento cómo fue que conocí a Javier Ruescas tres veces, y una vez a Manu Carbajo.

Empecemos por la primera vez que conocí a Javier, que fue para la Feria del Libro de 2015.


Sinceramente no me acuerdo si en ese momento ya tenía sus libros y como venía a la Feria fue un golazo, o si me enteré que venía y aproveché para comprarlos, pero fuera de la manera que fuera, tenía sus libros listos para cuando firmara libros.

Como todos los años, entré al programa para revisarlo completo y ver que no se me pasase nadie que me interesara, y de paso revisar los horarios de los que ya sabía que iría a ver para confirmar. Una vez que tuvimos los horarios, el lugar, el día y todo lo necesario, allá fuimos las hermanas a conocerlo.

Llegamos temprano así que no estábamos muy lejos en la fila, y por lo tanto, no tardamos demasiado en llegar a él. Pasó mi hermana primero, después pasé yo, nos firmó los libros que habíamos llevado, y así terminó todo.



Salimos de la fila felices con nuestros libros firmados, y pensamos que hasta ahí habíamos llegado. Pero no, no no no, todavía el asunto no había terminado, porque queríamos recorrer el resto de la Feria. Habíamos llegado temprano y fuimos teledirigidas a la fila, así que queríamos ver qué tenía la Feria para ofrecer (?) Pasamos por unos cuantos stands, lo usual, hasta que llegamos a KEL. Estábamos lo más tranquilas mirando, hasta que mi hermana se me acerca y me dice bajito "mirá a quién tenés al lado". Me doy vuelta disimuladamente (o lo más disimuladamente que pude), ¿y a quién tenía al lado? Sí, A JAVIER. Me di vuelta de nuevo y sin hacer ruido, moviendo la boca, le contesto a mi hermana "WHAT". Como claramente a mí me daba vergüenza, fue ella la que le pidió una foto. Resultando en, no sólo libros firmados y foto, sino otra foto en el stand de KEL.



¿Pensaste que ahí terminó todo? NO, AÚN HAY MÁS.

Al par de días, si no me equivoco fue al día siguiente, Javier iba a estar nuevamente en el stand de SM firmando libros. "Pero Ximena, ¿para qué querés ir de nuevo, si ya lo viste?", te preguntarás. Bueno, es que Fa, la booktuber que también estaba invitada en ese año, había twitteado que iba a estar acompañándolo ese día mientras firmaba libros. "Pero Ximena, si ya no tenías más libros qué firmar". YA LO SÉ, pero eso no importó porque queríamos ver a Fa y viajaríamos lo necesario para salvar esta compañía. Así que de nuevo pa' la Feria.

Esta vez la fila fue de más tiempo porque uno, no llegamos tan temprano, y dos, quisimos esperar a un costado a que se terminase la fila y ahí sumarnos al final. Nop, error. Esperamos un rato ahí hasta que nos dimos cuenta que la táctica no estaba funcionando, y nos pusimos al final de la fila. Esperamos, esperamos, esperamos, y llegamos. Explicamos la situación de que no teníamos libros para firmar, sino que queríamos sacarnos una foto con Fa. Oopsie. Mientras le sacaba una foto a mi hermana con su cámara, dejé mi iPod arriba de la mesita que tenían para firmar. Javier no tenía nada que hacer mientras yo sacaba la foto, y de ahí salieron estas fotos:



Parece que le estamos haciendo cuernitos a Fa,
pero juro que no, no sé qué pasó ahí :P
Después sí, nos sacamos la foto todos juntos, y yo con Fa.





Fa me dijo que le gustaba mi buzo (no sé si alguna vez lo viste o sabés de su existencia, aunque no tenés por qué saber el inventario de mi armario (?) pero es uno que dice Blogger) y yo me quise meter abajo de la mesa porque nunca sé lidiar con los halagos, pero esos son detalles.

Así terminó el día, la pasamos genial, nos volvimos con unas cuantas fotos y anécdotas, y cuando menos lo esperamos, terminó la Feria.

¿Pensaste de nuevo que eso era todo? NO, TAMPOCO, AÚN HAY TODAVÍA MÁS.

Alrededor de un año después, yo ya estaba en pleno descanso del blog, pero me llegó un mail que cambió todo. Un mail que, en pocas palabras, decía que estaba invitada a un encuentro especial de bloggers, booktubers y bookstagrammers para conocer a Javier Ruescas y Manu Carbajo, que iban a estar presentando su nueva trilogía, Electro. El encuentro iba a ser en las oficinas de SM en Microcentro a determinado horario, y que respondiera para confirmar. CLARAMENTE contesté que sí porque para mi suerte no tenía nada que hacer ese día, pregunté si podía ir con mi hermana (a lo cual me dijeron que sí) y estábamos que rebotábamos por las paredes. Por si no te diste cuenta hasta ahora, nosotras solemos ser un paquete: si a algún lado la invitan a una, intentamos que pueda ir la otra. Y esa fue la situación acá. Tuve la súper suerte, no solo de recibir invitación y que me dejaran ir con ella, sino también que el día del encuentro yo cursaba PERO a dos cuadras de las oficinas, y alrededor de media hora después de que terminaba el evento. Más coincidencias imposibles. Y eso que no creo en las coincidencias eh, porque todo pasa por algo. Y ese encuentro fue para que yo retome el blog y para que mi hermana empezara el suyo (que te dejo por acá), así que razones positivas de sobra.

Resultado de imagen para party gif

Si querés leer un poco de lo que fue el encuentro, te dejo el link acá. Eso sí, lo que no incluye esa entrada son un par de cosas que te voy a contar ahora, y es lo que todavía me ataca a veces.

Pudimos hacer que nos firmen los libros que llevábamos, y en mi caso solo me faltaba Live firmado, sin contar Tempus Fugit, que me lo regalaron de parte de la editorial (y todavía lo sigo agradeciendo). Por suerte ya lo había leído, y cuando estuve frente a Javier, quise decirle algo del final, de cómo terminó un personaje. No lo voy a decir porque es alto spoiler, pero en ese momento no me pude acordar el nombre de dicho personaje. SE ME BORRÓ COMPLETAMENTE y no había manera de acordármelo, así que le dije algo tipo "No se merecía terminar así pobre" y el genio de Javier entendió de quién hablaba porque no me lo acordaba maldita sea. Casi me muero de vergüenza. Pero sí, también pude sacarme una foto con los dos. Como dije en la entrada que te linkeé arriba, son los dos altos, y tuve que HACER PUNTAS DE PIE. Bastante triste lo mío, pero hey, tengo la foto. Y mirala vos, también tengo el buzo del que te contaba más arriba. ¿Será de la suerte?

 

Ese día, en cuanto terminó el encuentro, salí súper feliz directo a la facultad y con dos libros firmados en la mochila. GE-NIAL.

Así que eso es todo. Cada una de estas experiencias fue buenísima y no me arrepiento de nada...o bueno, tal vez de no acordarme el nombre del personaje. Pero repetiría cada una mil veces, como todas las veces que conocí autores, y espero poder conocer a muchos más.

Contame un poco vos ahora, ¿pudiste conocer a algún autor? ¿A quién te gustaría conocer?

¡Te leo en los comentarios, besos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...