sábado, 20 de diciembre de 2014

[Reseña #54] Phoenix, de Joss Stirling -leer el primero-

El objetivo es sacarte de acá... voy a robarte.
Phoenix pertenece a la Comunidad, una banda de ladrones con poderes extrasensoriales. Yves Benedict, de vista en Londres, es su objetivo. Pero resulta ser más que una simple víctima: él es su destino, su alma gemela. La Comunidad es dueña de su vida, pero con la ayuda de Sky y los otros Benedict, Phoenix tratará de escapar junto a Yves y superar las trampas crueles de la Red que los acorrala.
El segundo libro de esta saga, lleva el amor a un nivel superior de intriga y peligro. Una historia de acción y fuego desde el principio hasta el increíble final.
Cometí el error de pensar que este libro era una continuación de Sky, pero no estoy descontenta con el resultado. Además, pensaba que esa historia ya había terminado como para que tuviera dos partes más, pero quise ver qué tal. Cuando leí la sinopsis y me di cuenta que era de Yves y Phoenix, bueno, obviamente me di cuenta que me había equivocado. No me decepcionó para nada al terminar. Incluso me gustó más que el primero.

El libro trata sobre Phoenix, una chica que se ve obligada a robar como modo de vida porque su Comunidad así lo exige. Esta Comunidad está dirigida por un líder que se hace llamar el Adivino. Tiene poderes como los de Dave Kelly del primer libro, con lo que mantiene a las personas bajo su mando. Phoenix tiene el poder de congelar el tiempo por unos segundos sin que las personas se den cuenta, por lo que es muy importante dentro de la Comunidad por la cantidad y facilidad con la que puede robar. Cuando le ordenan que le robe a un chico del que le muestran en una foto y lo intenta, él nota lo que ella está haciendo e intenta evitarlo, pero no puede. En cambio, cuando logra robarle, ocurre... cierto evento. Él es Yves, y resulta ser su alma gemela. El resto es historia.
Pienso que nuestro creador fue muy inteligente al imaginar todo este tema de las almas gemelas, ya que no nos une con lo que queremos sino con lo que necesitamos.
Ya para este libro me había adaptado al hecho de que cuando se encuentran con su alma gemela, todo conecta y se quieren casi instantáneamente. No necesariamente amarse, pero sí quererse. Supongo que asimilé el hecho de que tal vez así sea. Creo en que existen las almas gemelas y que son muy pocas las personas que la encuentran, pero eso no significa que no existan y que, cuando las conoces, todo parece estar en su lugar y no queres separarte por nada del mundo, por más que haya pasado poco tiempo de conocerse. Por esto mismo es que no me molestó el hecho de que Yves y Phoenix se "unieran" en tan poco tiempo.

A medida que leía, me pareció que notaba muchas similitudes con Sky, no en cuanto a personaje sino en cuanto a historia. Aunque tal vez haya sido mi imaginación. Eso sí, me gustó que tuviera un poco más de acción, y más creíble. Eran cosas que llevaban correlación entre ellas, no que salían de la nada o que surgían porque la historia no daba más y la autora quería alargar el libro. Todo lo contrario. Además, lo sentí diferente. Puede que haya sido por esta razón o porque estaba escrito diferente o porque los eventos eran más interesantes, no sé, pero se sintió mejor.

Los personajes me gustaron de la misma manera en que me gustaron en Sky. Todos son muy copados, con los que es fácil identificarse (excepto por la parte savant, claro), y además la mitad de ellos son personajes que uno ya conoce, por lo que es más fácil conectar con ellos. Además, ¿a quién no le gustaría una familia como los Benedict? Al ser siete hermanos cualquiera creería que es horrible vivir en una familia así, pero no...al menos en el libro no es así. La lealtad, confianza y amor que hay entre ellos es impresionante y digna de admirar.
No tienes que cuidarnos a todos, ¿sabías? Te preocupas por tu amigo, por mí, ¿cuándo permitirás que alguien se preocupe por ti?
Me gustó que cambiara de ambiente y esta vez fuera en Londres. Me gusta que vaya cambiando de locación porque, por lo que leí, el próximo es en Venecia. O eso parece al menos. Pero me gusta que los personajes recorran distintos países en los libros, que viajen, que conozcan y tengan más de lo que hablar. O más con lo que lidiar, depende el caso.

También me encantó que Sky y Phoenix pudieran relacionarse de una manera tan íntima, más que nada teniendo en cuenta que tienen muchas cosas en común: las dos son inglesas, las dos llegaron a la familia Benedict y prácticamente las atacaron con preguntas o poderes, las dos son savants.

Morí de amor con el final. Simplemente me encantó y creo que fue la forma correcta de terminarlo. Ni mucha azúcar ni mucho vinagre.

En fin, a mí me encantó, y creo que a ustedes también les encantaría.

Puntuación: 5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...