domingo, 29 de junio de 2014

[Reseña #19] Bajo La Misma Estrella, de John Green

A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son solo adolescentes, pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentaciones, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora.
Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel -conocer a su escritor favorito-, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal vez pueda ayudarles a ordenar las piezas del enorme puzle del que forman parte...


Siempre que empiezo a contarle a una persona que me pidió una recomendación de qué se trata el libro, me dicen 'No, no, es muy triste, mejor leo otro' y para mis adentros pienso 'Se pierden de mucho'.

Este libro no es un libro sobre el cáncer y cómo la vida del que enferma pasa a ser importante sólo por su enfermedad, sino todo lo contrario. Sus vidas pasan a ser importantes porque saben luchar contra ese estereotipo, salir del molde y tratar un tema tan delicado como el cáncer con tanto humor.
Te olvidas que su enfermedad es terminal. Lo único presente en tu mente es el amor entre dos adolescentes que pelean por conseguir sus metas antes de que la muerte, posiblemente, los alcance. 

No me pareció que la historia avanzara demasiado rápido, sino que todo era a su debido tiempo.
El humor con el que encara John Green y, por lo tanto, Hazel, Gus e Isaac, la historia y sus contratiempos es algo de lo que nunca me voy a cansar. Tenes los ojos llenos de lágrimas a más no poder, pero John logra hacerte reír en medio de todo eso. Es increíble.
¿Qué más? Es preciosa. No te cansas de mirarla. No tienes que preocuparte de si es más inteligente que tú, porque sabes que lo es. Es divertida sin pretenderlo siquiera. La quiero. Tengo la inmensa suerte de quererla, Van Houten. No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace. Me gustan mis elecciones. Y espero que a ella le gusten las suyas.
La primera vez que leí el libro, no me esperaba ese final. Si bien me habían dado un spoiler, me lo habían dado mal. Así que me sorprendí muchísimo cuando pasó lo que tenía que pasar. No lloré, porque nunca un libro me hizo llorar, pero sí estuvo presente el típico nudo en la garganta. Leer esta novela no es masoquista, es saber que las enfermedades existen y que las tragedias pasan, pero a pesar de todo eso, saber sobrellevarlo de la mejor manera posible. Me enseñó a mirar situaciones de maneras diferentes de las que las habría mirado antes.

Hay muchas frases que podría citar de este libro, tantas, que me llevaría demasiado tiempo. Pero sí voy a subirles una, que sé que identificará a más de uno: "Algunas veces lees un libro, sientes un extraño afán evangelizador y estás convencido de que este desastrado mundo no se recuperará hasta que todos los humanos lo lean. Y luego están los libros como Un dolor imperial, de los que no puedes hablar con nadie, libros tan especiales, escasos y tuyos que revelar el cariño que les tienes parece una traición".

¿Es triste? Sí. ¿Te hace llorar? Sí. ¿Te deja una cosa en el pecho de la que no te deshaces por un rato largo? Sí. Pero vale la pena. Vale totalmente la pena.

Puntuación: 4.5/5


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...